Casa Tammaro

Aviso publicitario publicado en “El Libro del Centenario del Uruguay de 1825 – 1925”, página 830, editado por la agencia de Publicidad Capurro y Cía en el año 1925.

LA CASA DE GERÓNIMO TAMMARO Y Hno.

El importante establecimiento que en la actualidad gira en nuestra plaza con la firma del epígrafe fue fundado en el año 1888 por el señor Luis Tammaro y sus proporciones y su significación son tales que no vacilamos en asegurar que es un establecimiento sin rival por la cantidad de trabajos oficiales y particulares que realiza todos los años, como también por la pericia artística que sus operarios demuestran hasta en los menores detalles de las obras que se confinan a sus manos.
Don Luis Tammaro, su fundador, fué uno de esos hombres extraordinarios, inteligentes  y tesoneros que supo hacerse aplaudir cuantas veces quiso con sus habilidades de grabador.

Nació en Nápoles en el año 1854 y allí recibió la primera educación, hasta que manifestó su deseo de dedicarse a la carrera para la que su vocación lo llamaba irresistiblemente. Ingresó a un Instituto de Bellas Artes de su patria donde se perfeccionó y tras la doble realización de sus ensueños de gloria y de fortuna vino a Montevideo en el año 1887.

Al año siguiente fundó un modesto taller, origen de la gran fábrica que heredaron con sus virtudes artísticas y su amor al trabajo sus dos hijos Gerónimo y Atilio, actualmente propietarios de la casa.

Ya revelado ante nuestro público, don Luis Tammaro abrió una casa mas adecuada a las exigencias de su cada vez más numerosa clientela en la calle Juncal 1429, donde actualmente existe. Falleció el señor Tammaro, en 1912, hecho que conmovió  cuantos tuvieron oportunidad de cultivar su amistad, la casa empezó  girar bajo la firma Viuda e hijos de Luis Tammaro, hasta que, últimamente, en el año 1918 cambió su firma por la actual, encargándose de la gerencia un viejo y meritorio empleado de la misma, hábil artista, el señor Juan Azzini Dalle, quien conjuntamente con los hermanos Gerónimo y Atilio Tammaro, también artistas en el ramo, ponen al servicio de su clientela y a la perfección de su arte las valiosas cualidades intelectuales de que se hallan dotados.

Bajo la égida de esta evolución de la firma la casa ha tenido un período de florecimiento y de febril actividad.

Para certificarlo bastaría enumerar algunos de los grabados y placas en cuya confección revelan los señores Tammaro, no solo un acabado dominio de su arte y un conocimiento serio de los metales que trabajan, sino también poseer máquinas modernas y apropiadas y cualidades muy apreciadas para interpretar trabajos artísticos en placas o medallas.

He aquí una lista parcial de trabajos realizados  por los talleres G. Tammaro y Hno.

Placa entregada por los estudiantes uruguayos al Almirante Caperton a bordo del acorazado Pittsburg, placa entregada por un comité popular al entonces capitán Cesáreo L. Beriso a raíz de su triunfo en un raid de aviación; plaquetas de plata para la conmemoración de las bodas de plata de los esposos Prando – Blengio Rocca; placa para las bodas de plata de los talleres de Don Bosco; medallas de oro regaladas en octubre de 1917, a raíz de la ruptura de relaciones diplomáticas del Uruguay con Alemania, por las colectividades aliadas al Presidente Viera y al Canciller Brum; placa regalada por la colonia Italiana al General Caviglia que nos visitó; medallas en oro, plata y bronce conmemorativas de la inauguración del monumento a Artigas; de la Exposición nacional de avicultura en 1916. Premios para las Exposiciones de la Asociación Rural del triunfo de los campeones de football del Uruguay en la VIII Olimpiada mundial realizada en el stadium de Colombes, y la medalla regalada por la colectividad italiana al Rey de Italia, en el año 1916, etc., etc.